Principal        Finanzas Personales        Pequeños  Negocios        Videos  
 
Cuánto cuesta criar un hijo?

Todos los gastos que debes prever antes del nacimiento de tu hijo hasta que comience la Universidad.

El don de ser padres es algo que no tiene precio, es un regalo que te da la vida, pero que debes afrontar con gran responsabilidad. Lo que sí tiene precio es todo el proceso de criar un hijo, desde la preparación antes del parto hasta que se casen o tomen la decisión de independizarse.

Por María Mercedes Tenorio (© Copyright 2005, Power Content Inc.)

¿Estás preparado para asumir esta nueva responsabilidad económica en tu vida? No te asustes, un proverbio español dice que “Cada niño trae un pan debajo del brazo”. Es cierto, a veces los niños traen prosperidad económica al hogar, pero detrás de esa frase hay una gran verdad que se esconde y es que debes organizarte y velar por tu futuro para garantizar la estabilidad de tu nueva familia por crecer.
 
Como todo, hay que luchar por alcanzar lo que deseas y aunque a veces la vida te dé un empujoncito de suerte, son muchísimas las cosas que puedes hacer antes y después de que tu hijo venga al mundo. Lo primero es saber cómo pagarás los costos médicos de control de embarazo, la clínica y pediatra.

  • Seguro médico privado. Si tienes seguro médico que te cubra a ti y a tu pareja no tienes problema porque ese seguro cubrirá todos estos gastos. Por supuesto averigua cuánto es el deducible por consultas médicas y hospitalización para que los prevengas. Averigua con tu compañía de seguros de salud cuándo y cómo deberás incluir el nacimiento de tu bebé para que asegures la cobertura de sus necesidades de salud. Este procedimiento NO suele ser automático .
  • Seguro médico del gobierno. Si no tienes seguro privado puedes buscar ayuda en los Centros para Servicios Medicare y Medicaid o por sus siglas en inglés CMS (Centers for Medicare and Medicaid Services). En tu caso, funcionaría el Medicaid que consiste en un programa de seguro de salud para personas con bajos recursos económicos que funcionan como una agencia federal con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (U. S. Department of Health and Human Services). Aún si no eres ciudadano de los EE.UU ellos te pueden ayudar. Visita la página de Internet www.cms.hhs.gov o llama al 415-744-3501 (si estás en California), al 404- 562-7500 (si estás en la Florida) y al 212-264-36-57 (si vives en Nueva York o Puerto Rico), por nombrar algunos estados con mayor población hispanohablante.

Otro aspecto bien importante es el cuarto del bebé y los accesorios y ropa básica que vas a necesitar.

  • Para ello puedes ir comprando todo poco a poco durante el tiempo del embarazo para evitar hacer un solo gasto fuerte.
  • Pregunta entre tus amistades con hijos ya más grandecitos si tienen algunos muebles o accesorios usados en buen estado (como cuna, cambiador, columpio, silla de comer, coche o silla para el carro) que ya no usen que te puedan vender a un precio más bajo o mejor si te los prestan o te los regalan. Nunca se sabe y preguntar no cuesta nada.
  • También tu mejor amiga o un familiar cercano te puede planificar un babyshower (una fiesta de bienvenida para el bebé) es súper divertido y puedes hacer una lista de regalos en una tienda especializada de bebés (como Babies R’Us o La Ideal, por nombrar algunas) y escoger a tu gusto todo lo que necesitas.

Es bueno también que preveas que la futura mamá pudiera decidir quedarse en casa cuando nazca el bebé. Si es ésta tu situación es recomendable que:

  • Empieces a reducir gastos superfluos para no sufrir un duro golpe en tu presupuesto mensual. Como salidas a comer, puedes comprar ciertas cosas para la casa al mayor (como detergente, productos de higiene personal, de limpieza, etc), reducir tu servicio de T.V por cable, rebajar los gastos de teléfonos celulares buscando planes más económicos, y así todo lo que se te ocurra que puedas ir eliminando, hasta que te reintegres al trabajo.
  • Averigües en tu centro laboral sobre la ley de Permiso Médico y Familiar (Family and Medical Leave Act FMLA). Esta ley federal establece la posibilidad de un permiso de trabajo no remunerado de hasta 12 semanas dentro de un período de 12 meses que te garantiza poder seguir con tu seguro médico y te garantiza tu puesto de trabajo. En el caso tuyo como madre puedes solicitar este permiso, dado que por ley tu caso aplica para el nacimiento y cuidado del recién nacido.
  • Preguntes con cuánto tiempo de anticipación debes dar avisos y si tu empleador cubre algún reintegro de los ingresos que dejarías de percibir durante ese período. Algunas empresas ofrecen planes de seguro de incapacidad a corto plazo (short term dissability insurance) que pudieran usarse en estos términos. Algunas empresas no ofrecen ningún subsidio, no es obligatorio por ley.

Todos estos gastos son sólo el comienzo. Ya una vez que tu hijo esté contigo te irá trayendo una serie de satisfacciones y emociones inmensas junto a una serie de responsabilidades económicas que como padre debes cumplir y a medida que tu hijo vaya creciendo de igual modo esas responsabilidades irán en aumento.

Tendrás un incremento en tus gastos regulares como mercado, víveres, ropa, diversión, seguro de salud, seguro de vida y viajes; y tendrás gastos nuevos de educación, actividades deportivas, regalos, fiestas de cumpleaños, viajes, etc. Cuando tienes una niña, agrega los costos de peluquería, ropa de moda, accesorios, la celebración los 15 años o los sweet sixteen (dependiendo de cual de los dos quieras celebrar) y hasta los del matrimonio que generalmente corren por cuenta de los padres de la novia.

Existen varias tablas de cálculo que te ayudan a saber lo que te costaría un hijo desde el momento que nace hasta la edad de 18 años y que incluye los gastos básicos que acabamos de mencionar. Por su puesto aunque estos cálculos no sean exactos resulta ilustrativo y curioso descubrir que hasta que tu hijo cumpla 18 años te habrá costado aproximadamente medio millón de dólares su crianza, parece mentira, pero así es. Puedes encontrar una de esas tablas en Internet en http://www.bankrate.com/brm/calc/raiseChild.asp para que tú mismo te entretengas averiguándolo y tomes conciencia.

Pero quizás el renglón más fuerte sea el costo de la educación de tus hijos. Siempre puedes aprovechar la ventaja de la educación pública durante la primaria y secundaria, dependerá de ti esa decisión; si haces uso de ella, aprovecha lo que te estarías ahorrando durante esos 13 años de colegio para que tomes algún plan de ahorro para estudios universitarios que garantice el costo, sino total aunque sea parcial, de los gastos de la universidad, para que le puedas dar la oportunidad a tu hijo de estudiar realmente donde y lo que él desee, en vez de sólo donde se pueda porque es muy costoso y no hay dinero suficiente.

Un estudio realizado por el Departamento de Educación de los Estados Unidos (U.S. Department of Education) publicado en su página de Internet www.ed.gov aclara ciertos mitos y dudas acerca de los costos de la educación superior en los EE.UU. y sostiene que el valor de las matrículas anuales de las Universidades varía mucho de una a otra, e incluso cuando es muy costosa ofrecen ayuda financiera para los estudiantes, haciéndolas accesible para aquellos que califiquen. Para que tengas una idea más clara te mostraremos los datos más interesentes que arrojó este estudio basados en los tres costos básicos de las universidades: matrícula (tuition), cuotas (fees) y otros gastos.

  • La matrícula es la suma de dinero que cobran las universidades por dictar las clases y por el uso de ciertas instalaciones como la biblioteca. Ésta puede costar anualmente desde unos cuantos cientos de dólares hasta más de 30 mil dólares. Siendo la opción más económica los institutos universitarios locales (local community colleges) cuya matrícula es de un promedio de $1.700 al año. También a través del estudio se demostró que los institutos universitarios y universidades públicas son relativamente económicos, donde los estudiantes llegan a pagar hasta menos de 4 mil dólares entre matrícula y cuotas especiales.
  • Las cuotas son gastos más pequeños que deben pagar los estudiantes por actividades deportivas, clubes y eventos extraordinarios, por nombrar algunas.
  • Otros gastos no tan fuertes como la matrícula, pero bien importantes son los de habitación, libros, transporte, comida. Éstos se pueden disminuir si los dos primeros años de estudio, tu hijo se queda en una universidad o instituto local, de manera que siga viviendo en tu casa ahorrándose algunos gastos extras.

¿Ya tienes una mejor idea de lo que cuesta mantener un hijo? Sabemos que hay muchas personas que esperan estar estables económicamente para tener a su primer hijo ¿sabes algo? Si puedes hacerlo, ¡hazlo! Planifica bien la llegada de tu hijo y el futuro de tu familia. Es una decisión responsable que te dará también mayor estabilidad emocional para criarlos. Piénsalo bien, y si ya no tienes tiempo de pensarlo, no importa, nunca es tarde para comenzar, organízate, ahorra, averigua tus opciones y sal adelante con tu nueva familia.

Copyright © 2008 Power Content Inc.